¿Tomamos Malas Decisiones a Propósito?

Malas Decisiones

A la hora de tomar decisiones dentro del ámbito de las finanzas personales, acertar con aquellas que nos aportan valor, puede ser complicado. No nos resulta fácil discernir lo bueno de lo malo, incluso podemos estar profundamente equivocados y pensar que las malas decisiones son buenas, y que las buenas decisiones son malas.

Veamos algunos motivos de porqué nos resulta difícil distinguir el bien del mal en cuanto a decisiones de dinero se trata:

  • Nadie nos ha enseñado sobre Finanzas Personales

 La base y esencia de tomar malas decisiones, o que sean difíciles de tomar,  radica en que nunca nos han enseñado Finanzas Personales.

Ya hemos comentado en más de una ocasión, que el sistema educativo no nos proporciona herramientas para que podamos navegar en estos mares.

Un ejemplo:

Si pregunto la primera idea que se venga a la cabeza sobre Finanzas a secas, seguro que el 80% por lo menos pensará en Finanzas empresariales. Si digo Economía, en las finanzas Globales, lo mal que va la Economía, etc. pero hay muy pocas respuestas que digan :

  "Ah, cómo gestiono yo mi dinero".​


Y es que hay cientos de cursos sobre Finanzas Empresariales, miles sobre Inversiones y Economía, pero sobre Finanzas Personales hay escasez.


  • Respondemos a estímulos emocionales. (Y nos engañamos) 
Nuestro cerebro está programado para buscar la recompensa inmediata.
Esto tiene que ver con nuestra programación de supervivencia. Antiguamente, la supervivencia se basaba en encontrar comida y encontrarla AHORA. Y nuestro cerebro ha evolucionado hacia la supervivencia básica y nos conduce a veces irracionalmente hacia esta recompensa inmediata y por tanto a malas decisiones.
Por eso, somos muy hábiles para justificar nuestros motivos de compra.
No os podéis imaginar la de veces que llegué a pensar esto:
“Fumar me perjudica, pero ahora no puedo dejarlo porque el finde tengo una fiesta” o “tengo algún kilito de más, pero un día de estos iré al gimnasio (o me pongo a dieta) y lo arreglo rápidamente”. 
De esta última frase vive mucha gente...
Si tu razonamiento para comprar algo es "YO ME LO MEREZCO" definitivamente no te lo deberías comprar. 
  • Las circunstancias van cambiando.  

Lo que ayer era importante, puede que ya no lo sea. 

Si pudiesemos ser igual de ágiles en cambiar nuestras metas, nos podríamos adaptar y no tomariamos malas decisiones. Pero el problema que tenemos es que no tenemos el hábito de escribir y organizar nuestras metas.
Por eso a veces cosas importantes de ayer, que ya no lo son hoy, siguen acaparando nuestra prioridad.
 Muchas personas, piensan que ponerse objetivos y metas, tanto a corto plazo como a largo plazo, les impide ser libres de elegir y les hace ser menos espontaneos. pero realmente es al contrario, porque NOSOTROS DECIDIMOS aquello que realmente nos da más beneficios y nos permite enfocarnos en conseguirlos.

EMPIEZA A AHORRAR DESDE YA MISMO

Estas a un paso de descubrir los 50 mejores Trucos para Reducir Gastos con mi nuevo eBook

y además...

  • Tendrás puntualmente todas mis publicaciones (mi Newsletter)
  • Los consejos más interesantes sobre ahorro para tu economía.
  • Los mejores productos para ahorrar en tus gastos.
  • Y además, descuentos o pruebas gratuitas, prioridad en los cursos que estoy desarrollando y más...

  • Las emergencias.  

Ya hemos dicho que el primer objetivo del ahorro es crear un fondo de emergencias.

Esto es así, para que podamos tomar decisiones racionales que nos lleven a optimizar nuestra economía, en lugar de estar todo el tiempo apagando fuegos.

Ante una situación inesperada, una avería del coche, la lavadora, etc. tendremos que dedicar nuestra capacidad económica en solucionarlo.

Esto ocurre por la falta de planificación. Esta emergencia la tenemos que solucionar ya y por lo tanto, las cosas importantes como la educación o la jubilación, tendrán que esperar. No es que tomemos malas decisiones, sino que ni siquiera podemos DECIDIR.

  • Los hábitos del vecino. 

Somos seres sociales y como tales tenemos necesidades sociales, como la pertenencia, el estatus, etc.

Muchas veces para lograr un objetivo de pertenencia a un grupo somos capaces de tomar decisiones absolutamente contrarias a nuestras creencias reales.

Tengo que comprarme unas zapatillas de tipo X porque mi compañero de Running las tiene y yo no voy a ser menos...y luego nos justificamos y nos engañamos para comprarlas aunque sabemos que nos va a costar un montón y no deberíamos

"es que mantienen más firme la pisada en condiciones de lluvia"...

Que levante la mano el que nunca ha hecho esto... Esa mano abajo...no te habrás dado cuenta pero lo has hecho...todos lo hacemos constantemente.

  • La sociedad. 

Es lo mismo que el vecino, pero a escala más grande.

 La sociedad, nuestro modelo de sociedad, nos hace pensar de un modo determinado. Y ninguno, por más que te quieras engañar (mira el motivo 2) somos independientes del lugar y el modo de vida que tenemos y tienen los de alrededor.

La sociedad de consumo y la publicidad, por ejemplo, nos condicionan enormemente a la hora de tomar malas decisiones, porque nos llaman a ese cerebro que necesita la recompensa inmediata del que hemos hablado antes.

.

¿Existe entonces un modo correcto de hacer las cosas?

Sí, pero es particular para cada uno de nosotros.

Me explico. No existe un único modo de tomar decisiones, pero sí una recomendación universal.

La recomendación es que la decisión que tomes te lleve al objetivo de vivir mejor. No de tener un rato bueno, sino VIVIR MEJOR.


Así, como cada uno tenemos objetivos de calidad de vida diferentes cada solución es personal, pero antes de tomar una decisión debes pensar:

¿Esto me sirve para VIVIR MEJOR o solo me va a dar unos ratos placenteros?


Hombre, tampoco hay que eliminar esos pequeños placeres, pero si plantearse que deben ser recompensas al objetivo de mayor rango que es VIVIR MEJOR.


EMPIEZA A AHORRAR DESDE YA MISMO

Estas a un paso de descubrir los 50 mejores Trucos para Reducir Gastos con mi nuevo eBook

y además...

  • Tendrás puntualmente todas mis publicaciones (mi Newsletter)
  • Los consejos más interesantes sobre ahorro para tu economía.
  • Los mejores productos para ahorrar en tus gastos.
  • Y además, descuentos o pruebas gratuitas, prioridad en los cursos que estoy desarrollando y más...

 

¿Qué opinas?