presupuesto familiar

 

El presupuesto familiar es sin duda la mejor y más útil herramienta si queremos reducir nuestros gastos, ahorrar y vivir sin la duda de si podremos hacer frente a cualquier imprevisto.
La idea de un presupuesto familiar es hacer una planificación y conseguir tener controlados tanto los ingresos como los gastos de la familia.

Para ello, necesitamos 3 pasos principalmente:

Primer paso del Presupuesto familiar: la previsión

Tendremos que plasmar en algún documento (regístrate y te regalamos un modelo de presupuesto familiar en Excel ya hecho y muy fácil de usar) las previsiones que tenemos de gastos y de ingresos, en el periodo que queremos estudiar.
Normalmente se usa el periodo de un año, pero no es imprescindible.
Tenemos que estimar cuales serán nuestros ingresos y nuestros gastos en el año, y plasmarlo en el presupuesto familiar.

Pero,¿cómo lo hago?
Para esto, lo mejor es tener un listado de nuestros gastos del año anterior. Sabiendo lo que hemos ingresado y pagado por cada concepto en el año anterior, podremos estimar lo que tendremos en el año que queremos estudiar.

Que no te asuste lo complicado que parece. Realmente no lo es y es MUY IMPORTANTE que lo hagas.
Empieza ya!!! verás que sin darte cuenta estarás avanzando muy rápidamente.

Te doy unas pautas:

  • Normalmente, los ingresos los sabemos de antemano, ya que lo normal es que tengamos una nómina mensual con sus pagas extra o sin ellas. Estos ingresos, por tanto, se pueden inmediatamente incluir.
  • Para los gastos, debemos hacer categorías. Cada uno puede hacer las categorías que más se ajusten a su vida,(en nuestro Excel, incluyo las más utilizadas) pero se pueden modificar. Se puede elegir unas y quitar otras según se desee.
  • Podemos, por ejemplo, sumar todos los gastos de una misma categoría en un año, y dividirlos entre 12 meses para estimar un gasto muy parecido cada mes. O a algunos gastos sumarle un extra, por ejemplo, regalos en Navidad.
  • Otros, sin embargo, será interesante poner el mes y la cantidad pagada, sobre todo en seguros, impuestos como el IBI, las vacaciones…

Y ya está, nuestro Excel hará todas las cuentas por ti y calculará los totales.

Segundo paso del Presupuesto familiar: los datos reales

Una vez que tenemos las previsiones, tenemos que ir recolectando los gastos que vamos realizando.

En una hoja diferente de nuestro presupuesto familiar, podrás ir rellenando los gastos e ingresos REALES. Los que estás viviendo día a día. Esta recopilación te llevará poco tiempo, ya que con realizarla una vez al mes, en poco más de una hora, tendrás tus gastos reales actualizados.

Un consejo:

Hay algunos gastos que ya sabes cuándo y por qué cantidad van a suceder, igual que ingresos. Los puedes rellenar al principio y ahorrar tiempo luego todos los meses. Simplemente estate vigilante que no cambian. Son los ingresos por nómina (no suelen cambiar mucho a lo largo del año) o la hipoteca, los seguros e impuestos…

Si ves algún cambio en ellos, se modifica en un momento y listo.

Tercer paso del Presupuesto familiar: el control

Los otros dos pasos anteriores, son una herramienta para este tercer paso que es sin duda la clave y el objetivo de un presupuesto.

Una cosa es lo que se espera que se gaste, y otra cosa es lo que se gasta en la realidad.

  • Hay muchas veces que el dinero se nos va sin darnos cuenta.
  • Otras veces, aparece un gasto inesperado que nos modifica la planificación…

La clave es el control.

Hay que tener todos los meses una cantidad de dinero que guardaremos para imprevistos. También es aconsejable tener un ahorro mensual.

Pero hay que tener vigilado el saldo.

El saldo es la cantidad de dinero que tenemos digamos a nuestra disposición. Si el saldo se queda en negativo, podríamos incurrir en impagos y tener que pagar comisiones e intereses. Y eso es lo peor que le puede pasar a una economía doméstica.

Para eso está el ahorro para imprevistos que cada uno debe ajustar según sus posibilidades y si fuese necesario, el ahorro real.

Con este control, podremos ver si gastamos mucho en gastos no necesarios y podremos (si queremos) reducirlos. Veremos si se nos dispara el gasto en ropa o en las vacaciones y ajustar con otros conceptos.

Pero lo más importante de todo, es que cuando se ven las cosas, cuando se saben de verdad y se tienen controladas, la economía doméstica gira radicalmente a mejor. Empezamos a saber en qué gastamos y porqué. Y eso nos hace que decidamos gastar más en lo que realmente nos gusta y ahorrar en lo que no nos hace tan felices.

Y este cambio es la clave de todo. Uno no se hace rico con un presupuesto familiar, pero gasta mejor en cosas mejores, y eso nos da felicidad y mejora nuestra calidad de vida.

El presupuesto familiar. Utilidad

  • Sabremos en qué gastamos el dinero
  • Sabremos qué gastos son imprescindibles y no se pueden cambiar
  • Veremos claros los gastos innecesarios que podremos ajustar
  • Veremos por dónde se nos escapa el dinero en pequeños gastos
  • Podremos priorizar unos gastos frente a otros según nos interesen más
  • Evitaremos caer en impagos que nos cuesten más dinero
  • Podremos ahorrar por objetivos (guardar x dinero todos los meses para vacaciones, para una TV…)
  • Y si hay deudas, podremos ver el mejor modo de ir reduciéndolas.

Empieza ya!!! Que no te digan que es complicado… simplemente empieza y verás que en nada será una rutina que te llevará apenas una hora al mes y que te dejará ver la realidad y mejorar tus finanzas y tu vida, que es de lo que realmente se trata.

Un consejo Final:

El presupuesto real del año, una vez terminado es una fantástica base para el presupuesto del siguiente año… una vez que empieces, será mucho más fácil!!!