Las 3 Amenazas a tus Finanzas que debes evitar

Amenazas a tus Finanzas

 

 

 

Las 3 amenazas a tus finanzas vienen de inicio provocadas por la escasa educación financiera familiar que existe en el sistema educativo.

Aunque es cierto, que aunque nos hubieran educado correctamente, estas 3 amenazas a tus finanzas seguirían existiendo, también es cierto que nos habrían enseñado las soluciones a cada una de ellas.

Hoy pretendo listar estas amenazas, hacerlas ver y dar una solución básica a las mismas.

Nuestro Método para unas finanzas personales sanas

El método básico que emplearemos para sanear unas finanzas familiares en mal estado, es el mismo que el de mantener y mejorar unas finanzas personales más saludables.

Se basa en ver las 3 amenazas en cada unidad familiar. Ver el grado de problema que tenemos en cada una de ellas y priorizar en función de la importancia para cada persona.

Primera de las amenazas a tus finanzas: Los Gastos

Pero no nos importa cuánto se gasta, porque eso sí que va en función de los ingresos. Ya hemos dicho que el problema no es el nivel de ingresos, sino si los gastos son los importantes o son superfluos y se pueden eliminar.

Evidentemente, la peor situación es que nuestros ingresos sean menores a nuestros gastos, con lo que estaremos destruyendo riqueza. Pero incluso en situaciones en que los gastos son menores que los ingresos y tenemos un “extra”, podemos mejorar y ayudar a evitar las otras dos amenazas.

La herramienta fundamental para tratar esta primera amenaza de tus finanzas será el presupuesto familiar.

Registrar tus gastos y saber cuáles son. Esa es la base sobre la que ayudaremos a mejorar lo que gastas y optimizar las compras para que sean las que de verdad quieres.

Habrá que diferenciar entre necesidades y deseos y priorizar.

Como ya hemos visto, si tienes más gastos que ingresos, tendremos que profundizar mucho más. Si estamos en una situación en la que ya tenemos un superávit, quizá con un pequeño reajuste sea suficiente.

 

Segunda de las amenazas a tus finanzas: Los Ahorros

Antes hemos visto que tus ingresos pueden ser superiores a tus gastos, pero ¿qué pasa si no tenemos un ahorro, o un ahorro suficiente para un imprevisto que pueda surgir? ¿O un pago inesperado?

Y es que no tener un fondo mínimo para imprevistos, puede llevarnos a una situación complicada aún teniendo ese superávit del que antes hablábamos.

Pues imagina si tienes más gastos que ingresos…

Cualquier imprevisto puede hacer que tu situación caiga de un modo peligroso a un pozo del que sea difícil salir.

El fondo para imprevistos es la herramienta mínima que toda economía personal debe tener. Basándonos en un cálculo de nuestros ingresos y gastos, nuestro presupuesto nos dirá lo que debemos ahorrar para este fondo mínimo.

Pero este fondo mínimo, es para una emergencia, y no nos sirve para un problema de largo plazo (quedarse en paro, negocio que no funciona…). Así, una vez que tengamos nuestro fondo de emergencias ya creado (se recomienda entre 2,5 y 4 veces tus gastos mensuales) habrá que crear otros fondos de ahorro, para otras situaciones.

Ahorrar para la jubilación, ahorrar para comprar una TV, Mueble, Coche…, ahorrar para montar un negocio, ahorrar para invertir o ahorrar para otras situaciones personales (Viaje, boda, Universidad, niños…) son los motivos principales.

Tercera de las amenazas a tus finanzas: Los Intereses (y la deuda)

Cuando nuestros ingresos son menores que nuestros gastos, destruimos riqueza. Pero no necesariamente tenemos deuda, porque podemos tener un fondo de emergencia, unos ahorros que ayuden a solucionar esta situación. Aunque si no tenemos estos ahorros o la situación se prolonga por mucho tiempo, las deudas aparecerán.

Para evitar las deudas, tenemos que revisar nuestros gastos, y generar unos ahorros. Pero no es suficiente.

Comprar con tarjeta de crédito, pedir préstamos y sobre todo no tenerlos controlados y no saber, por ejemplo, los intereses que nos generan nos llevará de nuevo al fondo del pozo. Y eso de pagar deudas con otras deudas, en general, no es buena idea.

Sí que en situaciones extremas refinanciar sea una primera toma de aire, pero por defecto debemos evitarlo. Existen varios métodos para eliminar las deudas, que ya veremos.

Y es que la parte más peligrosa de la deuda no es su cantidad, que es importante, sino el tipo de interés de la misma.

El interés es el dinero que REGALAMOS por no ahorrar.

Ejemplo:

Financiamos una TV en 12 pagos. Interés (y no es ni mucho menos alto) 8%. (Los intereses pueden llegar a casi un 30% con pagos con tarjeta de crédito. Tú dirás, que serán pagos de solo 90 euros al mes. 90 x 12 = 1.080 (1.000 más el 8% de interés)

Y yo te digo: ¿porqué no ahorras durante esos 12 meses los 90 euros? Te compras la TV al contado y ahorras los 80 que te sobran o si quieres te vas a cenar con la familia para celebrar la TV nueva!!

O mejor. Empieza a ahorrar 30 euros al mes y al cabo de tres años te podrás comprar una TV nueva. O piensa cada cuanto tiempo quieres una TV nueva. ¿Cada 3 años? Ahorra 35 euros al mes (apenas un poco más) y cada 3 años te podrás comprar una tele mejor.

Además podrías vender tu TV vieja por Wallapop, por ejemplo. Si te has comprado con tu ahorro TVs de calidad a los 3 años aún podrás sacar algo por ellas.

De perder 80 euros (en el mejor de los casos) a comprarte la TV de tus sueños y tener algún ingreso adicional cada 3 años, como ves, hay muy poca diferencia.

ELIMINA siempre que puedas los INTERESES. A veces no podrás. Por ejemplo, al comprar una casa, es muy difícil eliminar la hipoteca. Pero muchas veces, con una buena organización y un buen presupuesto TODO estará a tu alcance.

RESUMEN

Hemos visto las tres amenazas a tus finanzas personales o familiares. Hemos visto que las tres pueden destruir la economía de cualquiera, y no depende de tus ingresos.

Por suerte, hemos visto que las tres tienen herramientas para solucionarse. Desde aquí iremos desgranándolas todas para hacer que puedas vivir mejor, ganando lo mismo. Regístrate para recibir todos nuestros artículos!!

¿Qué opinas?